John Deere integra un sistema de control de presión de neumáticos en los tractores 8R

John Deere ofrece la posibilidad de pedir directamente a fábrica un nuevo sistema de control de presión de neumáticos totalmente integrado para los tractores de la serie 8R, con el fin de aumentar el rendimiento y la eficiencia en el campo y en transporte. Este nuevo sistema puede ajustarse con la pantalla CommandCenter de John …

John Deere integra un sistema de control de presión de neumáticos en los tractores 8R Leer más »

Fecha: 14-09-2021
Fuente: EL ECONOMISTA
Periodista: REUTERS

John Deere ofrece la posibilidad de pedir directamente a fábrica un nuevo sistema de control de presión de neumáticos totalmente integrado para los tractores de la serie 8R, con el fin de aumentar el rendimiento y la eficiencia en el campo y en transporte.

Este nuevo sistema puede ajustarse con la pantalla CommandCenter de John Deere con tiempos de inflado y desinflado rápidos. Por ejemplo, según datos ofrecidos por la empresa, la presión interna de una combinación de neumáticos grandes (710/75 R42 con 650/60 R34) puede aumentarse de 0,8 a 1,8 bar en solo 6,4 minutos, mientras que solo se necesitan 3,9 minutos para liberar la presión de los neumáticos. Esto se consigue mediante el diámetro interno de las líneas de llenado, que son un 33% más grandes que otras soluciones.

Un enchufe rápido externo acelera el llenado de aire interno, por ejemplo, de un compresor de depósito de abono líquido. También se puede suministrar aire externo, como en el caso de necesitarse conectar una pistola neumática para limpiar el equipo.

John Deere también responde a las necesidades de los clientes de neumáticos de mayor rendimiento y ofrece una mayor gama de neumáticos VF (muy alta flexión). De este modo los agricultores y las empresas de servicios pueden trabajar con la mínima presión de neumáticos, incluso en condiciones de mucho lastre.

La presión baja del neumático en el campo ayuda a evitar la compactación del suelo, protege su estructura al reducir el patinaje de los neumáticos y la formación de rodadas, que además aumentan el consumo de combustible, e incrementa la capacidad de tracción. Por otro lado, la presión alta del neumático en la carretera mejora la conducción y disminuye la resistencia a la rotación y el desgaste del neumático. Además, tanto en el campo como en la carretera, el consumo de combustible es significativamente inferior, se reducen las emisiones de CO2 y los agricultores obtienen un mayor rendimiento con menos costes operativos.

NOTICIAS DEL MERCADO