Inversión extranjera en México podría llegar a 40,000 mdd en 2023: HSBC

Inversión extranjera en México podría llegar a 40,000 mdd en 2023: HSBC

La inversión extranjera directa (IED) en México podría oscilar entre 35,000 y 40,000 millones de dólares en 2023, impulsada el nearshoring, lo cual sería clave para que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca 1%, estimó HSBC Research.

La institución financiera tiene una perspectiva económica positiva sobre el país para este año, debido a la solidez macroeconómica y la llegada de algunos catalizadores, como la superación de los picos en la inflación y en las tasas de interés a nivel global y local, los cuales sentarán las bases para un posicionamiento de inversión más fuerte.

Y es que la combinación de la resiliencia en la actividad económica, oportunidades e implicaciones del nearshoring, la caída de la inflación, el final de ciclos de subidas de tasa y sólidas cuentas externas y fiscales serán factores clave para México en 2023.

“Tenemos una perspectiva económica constructiva sobre México en 2023, a pesar de los retos globales y locales, lo cual se basa en: crecimiento resiliente del PIB de 1.0%, con un sesgo al alza, respaldado por oportunidades de nearshoring que podrían traducirse en una inversión extranjera directa (IED) de 35-40 mil millones de dólares en 2023”.

En noviembre pasado, la Secretaría de Economía reportó al tercer trimestre del año que la inversión extranjera directa preliminar ascendió a 32,147.4 millones de dólares, un aumento de 29.5% frente al mismo periodo de 2021 y la más alta desde 1999 para un lapso similar.

Asimismo, HSBC expone que la caída de la inflación, que estima quedará en un nivel de 4.5% interanual, sumado a la estabilización de las expectativas de inflación crearán espacio para reducir la tasa de referencia en 100 puntos base en el segundo semestre, de hecho espera cierre den niveles de 9.75%.

“Esto no significa que se vaya a retirar la postura restrictiva en la política monetaria del país, ya que nuestra senda de tasa de política monetaria implica una tasa real ex-ante de alrededor de 6.0% en 2023, gracias al espacio que abrirá la caída gradual en las expectativas de inflación”, precisa.

La institución financiera también expone que las cuentas externas ordenadas, lideradas por fuertes y sostenibles entradas de flujos, combinadas con déficits comerciales y de cuenta corriente contenidos, y la sólida posición fiscal a corto plazo también ayudarán de manera importante, a pesar de un pequeño déficit primario en 2023.