La entrada en vigor del T-MEC no es lo único para observar una mayor llegada de inversion extranjera directa, el país debe afrontar datos sistémicos.

dolar13fl

El T-MEC no bastará para atraer más inversión extranjera a México

Fecha: 08-04-2020
Periodista: Viridiana Mendoza Escamilla
Fuente: Forbes Mexico

Existen dos formas de leer el indicador de Inversión Extranjera Directa (IED): una es con el reporte de la Secretaría de Economía, que está determinado por el registro de inversiones de las empresas; mientras que, la otra lectura, está determinada por la balanza de pagos que reporta el Banco de México.

En el cierre de 2019, las dos lecturas mostraron una diferencia: el resultado preliminar de la Secretaría de Economía arrojó un avance de 4.2%, con 32,921 millones de pesos (mdp), mientras que los datos del Banco de México arrojaron una caída de 5.3% a tasa anual. Lo cierto es que la divergencia en la lectura no resulta significativa; así lo explica Luis Foncerrada, asesor económico de la American Chamber México.

Según explica el economista, la Inversión Extranjera Directa enfrenta retos mayores que su propia medición. Dos de los retos principales son la falta de Estado de derecho y la poca claridad en las reglas del juego en materia de regulaciones y permisos.

“Cuando hablamos de permisos para insumos, puede ocurrir que Cofepris retrase el flujo de bienes”, señala.

Las industrias que pueden sufrir más estragos por las deficiencias regulatorias son la alimentaria y la farmacéutica. Sin embargo, Foncerrada explica que la mayoría de los insumos requiere de permisos de ingreso con los que no siempre se puede contar en tiempo y forma.

“En energía también hacen falta definiciones normativas claras. En lo general, observamos procesos lentos para una economía que debería ser más dinámica; aunque hay que destacar que el flujo de inversiones sigue”, asegura.

Foncerrada subraya que, hoy, el 40% del flujo de la Inversión Extranjera Directa corresponde a llegada de nuevas inversiones,lo cual habla todavía de una tendencia positiva.

INSEGURIDAD Y ESTADO DE DERECHO

Desde la perspectiva de Foncerrada, la inseguridad juega un papel fundamental entre las preocupaciones de los inversionistas. Los datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y la Fiscalía General de la República apuntan a que hubo un aumento de 14% en las denuncias por delitos contra transportistas durante 2019.

Existe robo a autotransportes, inseguridad generalizada entre los empleados, extorsiones, asaltos… Esto se traduce en pérdidas de flujos e insumos. Son costos en tiempo y esfuerzo que ya no pueden ser recuperados”.

De acuerdo con la organización México Evalúa (un reconocido think tank nacional) a los mexicanos la inseguridad les representa un costo per cápita de cerca de 7,500 pesos al año, lo que es equivalente al 1.5% del PIB.

EXPLOTAR SECTORES CLAVE

José Luis de la Cruz, director de Instituto para el Desarrollo Industrial y el Creci- miento Económico (IDIC), explica que el principal obstáculo para incrementar, de forma real, la llegada de inversión extranjera es que no se han generado diferenciadores productivos para posicionar a México como atractivo para la inversión.

En México, según las cifras de la Secretaría de Economía al cierre de 2019, los sectores de Manufacturas, Servicios Financieros, Comercio, Energía y Minería concentraron el 80% del flujo de inversión extranjera.

Luis Foncerrada considera que otros segmentos de la economía, como la industria de tecnología o el campo, pueden representar oportunidades interesantes. El asesor de Amcham recuerda inversiones como la anunciada recientemente por Microsoft por 1,000 millones de dólares.

“En tecnologías de la información tenemos ya varios casos, pues han llegado compañías como Cisco y otros proveedores. Sin embargo, en el campo, en materia de agroindustria, se requiere dar certeza a los pequeños productores, [para] que pue- dan convertirse en proveedores estables en materia de alimentos”, explica.

Sigue las noticias del mundo de la economía y los negocios en Forbes México

De la Cruz coincide en que el campo es un sector poco explorado [y muy] atractivo. Actualmente, la rama de agricultura, explotación de animales y aprovechamiento forestal apenas representa 0.46% de los flujos de inversión extranjera anuales.

“Será necesario que el desarrollo se busque junto con un proyecto industrial nacional. Hoy, en el sector del agro hay, por ejemplo, muchos productos que pueden generarse en México y no en el resto del mundo. La industria farmacéutica y metalmecánica también representan oportunidades, así como la industria aeronáutica, que ya están en marcha”, dice el académico.

OBSTÁCULOS FÍSICOS

El presupuesto para 2020 planteó una reducción de 5.5% en la inversión física. Esto, además de un componente de restricción en gasto, implica un riesgo de rezago fuerte en lo tocante a infraestructura.

“Exportamos 400,000 millones de dólares cada año y deberíamos tener trenes, carreteras, puertos, aeropuertos, aduanas… Pero no está habiendo una apuesta clara a un mayor desarrollo de infraestructura. Es como tener un motor que puede correr a 500 kilómetros por hora y [sin embargo] llevarlo en una carrocería que sólo permite alcanzar 80: a pesar del fantástico potencial, la economía no se puede desarrollar”, señala Luis Foncerrada.

El economista pone como ejemplo las filas de entrada a México en la frontera con Estados Unidos y la poca capacidad para afrontar una afluencia creciente de 116 transportes: “En cuestión de
pocos años, pasamos de contar 40 tráileres, a medir la fila en kilómetros [de estos vehículos]. No podemos tener esas deficiencias”.

José Luis de la Cruz explica que, para que se dé un desarrollo mayor de infraestructura, también será necesario que lleguen más inversiones para generar energía eléctrica.

“Hoy, es urgente mejorar la conectividad, pues representa el entramado central para casi todas las industrias”, añade.

LAS OPORTUNIDADES DEL T-MEC

Aunque no es el único factor, la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) sí podría implicar un ligero aumento en la llegada de inversión este año.

De acuerdo con la encuesta de expectativas del Banco de México, la llegada de IED al país podría situarse en alrededor de 30,000 millones de dólares este año, una previsión por encima de los 23,700 millones que se estimaban un año antes.

“El tratado implica un mayor contenido regional obligatorio, y eso trae consigo una oportunidad de reforzamiento de la industria nacional con un programa de sustitución de insumos intermedios. [Para realizar] esto, no [se] necesitan esfuerzos adicionales, porque ya existen reglas que deben cumplirse y que implican estímulos. Tan sólo es cuestión de impulsarlas”, comenta José Luis de la Cruz.

En opinión de Luis Foncerrada, la entrada en vigor del T-MEC sí representará un factor de interés; sin embargo, advierte que, para capitalizarla, será indispensable que se trabajen al menos los pendientes en cuanto a permisos y combate a la inseguridad. “La inversión es la única fuente de creación de empleos. Para que [ésta] llegue, es necesario que se puedan garantizar el Estado de derecho y la cuestión jurídica”, advierte


noticias minorista

Noticias del Mercado