E-Ray, el Corvette con poder eléctrico

A pesar de su aumento de peso, es más potente y rápido que el Stingray. Tiene la capacidad de circular en modo eléctrico y de autorecargar las baterías.

Fecha: 24-01-2023
Fuente: EL ECONOMISTA
Periodista: REUTERS

El súper deportivo estadounidense dio un paso hacia la electrificación y aprovechó el 70 aniversario de su aparición en el Auto Show Motorama que se realizó en el Hotel Waldorf Astoria, en la Ciudad de Nueva York, en 1953, para hacer su debut. De esta forma es su octava generación la que estrena un conjunto híbrido con el que aumenta sus prestaciones y desempeño.

Tracción total

Gracias a que el Corvette E-Ray tiene un motor eléctrico ofrece tracción en las cuatro ruedas, sistema denominado por Chevrolet como eAWD. En el eje delantero se aloja un generador que produce 160 caballos de potencia y 125 libras-pie, mismo que está alimentado por una batería de 1.9 kWh. El motor de combustión mantiene el V8 LT2 de 6.2 litros con 495 hp y 479 libras-pie de par que canaliza la fuerza de tracción al eje trasero. Cómo ocurre en todo híbrido, las cifras de par y potencia no se suman; en este caso el Corvette E-Ray desarrolla 655 caballos de fuerza. Esta configuración lo hace significativamente más rápido que el Corvette Stingray que probé hace unos meses.

Es evidente también que así como mejora su rendimiento ante el cronómetro también lo es que registra un mayor peso ante la báscula debido principalmente a elementos como las baterías que se encuentran en el túnel entre los dos asientos. El Corvette E-Ray, en su configuración coupé marca un peso de 1,712 kilogramos contra los 1,530 kilogramos del Corvette Stingray también con carrocería tipo coupé.

Mayor control

La electrónica y su monitoreo constante de la tracción en cada una de las ruedas permite que el sistema eAWD se adapte a las condiciones del camino así como a los modos de manejo con los que cuenta: Tour, Sport, Track, Weather, My Mode y Z-Mode. A ellos se suma el Charge+ que prioriza el máximo nivel de carga de la batería. Y aunque Chevrolet no especificó cuál es la autonomía en el modo de conducción totalmente eléctrico llamado Stealth, solo adelantó que puede conducirse en esta modalidad hasta una velocidad máxima de 72.4 km/h.

Ahora el E-Ray se ostenta como el más rápido en la historia del “Vette” ya que logra una aceleración de 0 a 60 mph en 2.5 segundos contra los 2.9 segundos que le lleva al Corvette Stingray. Además para el cuarto de milla solo invierte 10.5 segundos. Este modelo no requiere conectarse a una red eléctrica, pues el sistema regenerativo de los frenos y de la inercia alimentan a las baterías.

Falta menos

Como el resto de sus hermanos se producirá en la planta de Bowling Green, en Kentucky, y la marca señaló que llegará al mercado estadounidense este mismo año con un precio que arranca en $104,295 dólares para la carrocería coupé 1LZ y $111,295 dólares para el convertible 1L.

NOTICIAS DEL MERCADO