Ante el temor de morosidad de clientes, los bancos ya trabajan en programas de reestructura de créditos, indicó Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM.

credito-tarjetas-reuters1240

Desempleo y falta de inversión física, las preocupaciones de los bancos

Fecha: 21-08-2020
Periodista: REUTERS
Fuente: Forbes Mexico

Ante el fin de las facilidades otorgadas a los clientes para sortear los efectos económicos de la pandemia, los bancos están preocupados por que los niveles de morosidad pudieran elevarse ante la falta de empleos y caída en la inversión física bruta, lo que llevaría a los clientes a un escenario donde será muy difícil cumplir con el pago de sus créditos. 

En conferencia, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera explicó que existe preocupación sobre la reactivación de la economía pues existen dos grandes motores que hoy no tienen condiciones para funcionar: “los dos grandes motores son el consumo y la inversión fija bruta”, señaló.

“El consumo se va a reactivar con crecimiento en el empleo y hoy tenemos 25 millones de personas en desempleo y subempleo, o inactivas. En la inversión fija bruta, mientras no se lleve a cabo el plan de inversión en infraestructura no tendremos crecimiento significativo en empleos y consumo”, dijo.

De acuerdo con datos del IMSS, al segundo trimestre del año, se han perdido en México más de 1.181 millones de empleos formales, además de que la inversión fija bruta disminuyó en el orden de 39.7% en mayo, según datos de Inegi. 

Las medidas para diferir intereses y pagos, otorgadas por los bancos a los clientes durante la pandemia, alcanzaron en julio un volumen de más de 1 billón de pesos, señaló Niño de Rivera. 

El directivo destacó que las medidas de apoyo han llegado a 9.2 millones de créditos y que, en conjunto, representan un monto que equivale a 4% del PIB. 

Este monto es equivalente también al 52.8% del presupuesto del Programa de Adultos Mayores del gobierno federal en 2020.

 

En total, la banca ha brindado facilidades para 3.3 millones de mipymes, 3.4 millones de tarjetas de crédito y 2.2 millones de créditos a consumo. Adicionalmente , se han acogido a los programas de diferimiento los tenedores de 325,000 hipotecas y 39,000 créditos de grandes empresas. 

En junio, la cartera de créditos de los bancos creció 2.9% en términos reales. Los rubros donde se reportó mayor crecimiento fueron los créditos a la vivienda, con un aumento de 9.7% , seguros del crédito a empresas, con un aumento de 8.9%. En contraparte el crédito al consumo disminuyó 3% y el crédito al sector privado creció apenas 6.3%. 

Sobre el fin de los programas de apoyo, Niño de Rivera señaló que los bancos ya trabajan en programas de reestructura que se implementarán según las necesidades de los clientes. 

“Trabajamos directamente con los clientes. La situación económica es incierta en cuanto a la relación con la situación sanitaria. No tenemos certeza de cuándo se va a poder abrir la economía en su totalidad, pasar del semáforo rojo, naranja, al amarillo, al verde, va a tomar más tiempo del que habíamos anticipado”, señaló. 

noticias minorista

Noticias del Mercado